¿QUÉ ES LA DEGENERACIÓN MACULAR?

La edad y ciertas condiciones hereditarias o relacionadas con los hábitos de cada persona pueden causar lesiones en la retina, y una de las más frecuentes es la degeneración macular. Esta enfermedad afecta severamente a la vista, y en España se calcula que la padece el 5 % de los mayores de 50 años.

¿Qué es la degeneración macular?

El nombre completo de esta patología es «degeneración macular asociada a la edad» o DMAE. Quienes la padecen van perdiendo la visión progresivamente, por lo que hoy en día se trata de una de las primeras causas de ceguera. Para hablar de degeneración macular o maculopatía debes saber qué es la mácula. En primer lugar, la retina es la capa más interna del ojo, constituida principalmente por expansiones de las fibras del nervio óptico, y su función es recoger los estímulos luminosos para conducirlos al cerebro como impulsos nerviosos. Pues bien, la mácula es la parte de la retina que se encuentra directamente frente a la pupila. Mide unos 5 milímetros de diámetro, y posee la mayor densidad de terminaciones nerviosas. Es fundamental para ver con detalle, pero también para la visión central y la percepción del movimiento.

¿Cómo evoluciona la maculopatía?

La evolución depende principalmente del tipo de DMAE. Su aparición está relacionada con los antecedentes familiares, el sexo, la edad y el tabaquismo.

Clasificación de la DMAE

Existen dos variantes de esta enfermedad que determinan tanto el tratamiento como el pronóstico. En la variedad seca, los vasos subyacentes a la retina se vuelven frágiles y delgados. Además, aparecen depósitos de color amarillo que se acumulan y afectan a la visión lentamente. Un 10 % de las personas con DMAE seca evolucionan a lo que se conoce como forma húmeda o exudativa. En ella se presenta una proliferación de vasos sanguíneos anormales debajo de la retina. Su fragilidad hace que dejen escapar sangre hacia los tejidos, con lo que la evolución hacia la ceguera es más rápida.

Síntomas

Al principio puede que no haya síntomas, o sean muy leves, pero progresivamente va apareciendo una zona central donde los objetos se ven borrosos. Puede que necesites más luz para realizar tareas de precisión. Más adelante aparece una mancha opaca en el centro del campo visual, que va creciendo hasta dificultar muchas tareas cotidianas. La evolución de la DMAE húmeda es más rápida y tiene como característica distintiva que las líneas rectas se ven onduladas.

Tratamiento

No existen terapias que puedan devolver la vista que se ha perdido. Por ello, en el caso de la DMAE la atención primaria enfocada en la detección precoz es fundamental. Para quienes presentan ya la enfermedad, el tratamiento debe ser conducido por un experto en salud visual especializado en problemas de retina. Hay terapias, como la cirugía láser y la terapia fotodinámica, que se aplican directamente en los ojos; su objetivo es acabar con los vasos sanguíneos problemáticos. También existen fármacos que, inyectados con periodicidad mensual, bloquean la sustancia que estimula su crecimiento. En cualquier caso, ten presente que la degeneración macular es una enfermedad que puede afectar notablemente tu calidad de vida. ¡La prevención es el mejor tratamiento!

También te puede interesar